Censorship in Cuba – Censura en Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives

Publicado el lunes, 09.23.13

La prensa oficial cubana se hace más crítica
JUAN O. TAMAYO
JTAMAYO@ELNUEVOHERALD.COM

El cronista deportivo cubano Glauber García Lara rompió el mes pasado
con una de las reglas del periodismo en la isla cuando criticó el
secreto que rodeaba la suspensión por un año del mejor boxeador de la
isla, el campeón olímpico Roniel Iglesias.

Lo mismo hicieron los periódicos Venceremos, en la ciudad oriental de
Guantánamo, y 5 de Septiembre, en la ciudad de Cienfuegos, al sur de la
región central del país, cuando publicaron reportajes sobre el robo de
ventiladores y traviesas de ferrocarril.

Los periodistas disidentes e “independientes” de Cuba han estado
escribiendo por mucho tiempo reportajes igualmente desfavorables sobre
los muchos problemas que enfrenta la isla y los cinco años del gobierno
de Raúl Castro.

Pero García y los periódicos son parte del monopolio noticioso del
gobierno, y sus críticas reflejan el creciente número de reportajes en
los medios “oficiales” que rompen con la línea del gobierno de alabar al
sistema comunista y obviar los hechos inconvenientes.

El periódico Granma, el mayor del país y la voz oficial del gobernante
Partido Comunista de Cuba, continúa siendo un bastión de estúpida prosa
revolucionaria y largos comunicados gubernamentales sobre las últimas
cifras y metas de la producción.

Y, aunque algunos periodistas oficiales se han atrevido a criticar las
políticas del gobierno en sus blogs personales durante los últimos
cuatro o cinco años, el acceso de los cubanos a internet es tan limitado
que sus entradas son poco notadas en la isla.

Pero ahora los periodistas que trabajan en los periódicos y las
estaciones estatales de radio y televisión se han dedicado a criticar
cada vez más los problemas en instituciones oficiales, aunque casi nunca
de modo directo y jamás en cuanto a la política.

La socióloga Nora Gámez dijo que el relajamiento del control estatal
tradicionalmente rígido sobre los medios de prensa se debe a los
repetidos llamados de Castro por mejorar el periodismo y a un congreso
de la Unión de Periodistas de Cubanos (UPEC) celebrado en La Habana en
agosto.

“En el congreso de la UPEC se planteó la necesidad de pensar más sobre
cómo hacer mejor periodismo, pero en la realidad eso es parte de un
proceso más amplio que acompaña las reformas de Raúl”, dijo Gámez, quien
ha estudiado los medios de comunicación masiva en Cuba.

“Ahora es más y más difícil para los medios oficiales quedarse sólo en
el mensaje oficial, especialmente en los medios en la periferia, fuera
de La Habana”, añadió.

García Lara, por ejemplo, publicó una columna el 3 de agosto en el
periódico Guerrillero en la provincia occidental de Pinar del Río
criticando a la Federación Cubana de Boxeo por negarse a explicar las
razones de la suspensión de Iglesias.

La falta de información, escribió, “subestima e insulta el nivel
cultural y la inteligencia de nuestro pueblo. La Constitución de la
República de Cuba regula en el Capítulo VII, artículo 53 que: reconoce a
los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la
sociedad socialista”.

El periodista de Radio Rebelde, Francisco Rodríguez Cruz, por su parte,
se quejó en el aire de que “desafortunadamente, numerosas instituciones
cubanas todavía manejan la información pública como si fuera la
propiedad privada de sus directores (quienes)… deciden lo que es
pertinente divulgar o no a los ciudadanos”.

“Algo no está funcionando, y tiene que arreglarse rápida y
resueltamente”, añadió Rodríguez el 16 de agosto, según un reportaje en
inglés publicado por el servicio de observación global de la radio de la
BBC.

Y Radio Victoria, en la provincia oriental de Las Tunas, comenzó a
transmitir los sábados un programa de llamadas de los radioescuchas,
Latir del pueblo, para escuchar lo que dicen los ciudadanos a pesar de
que lo que un empleado de la estación dijo que era la preocupación de
que la gente que llame podría criticar al gobierno en el aire con
demasiada dureza.

“Hasta el momento todo ha salido bien, con mucha disciplina. Sabemos que
estamos corriendo un riesgo, pero es importante escuchar lo que la gente
quiere decir”, dijo el empleado, quien pidió conservar el anonimato
porque no tenía permiso para hablar con periodistas extranjeros.

La bloguera Yoani Sánchez dijo el pasado jueves por Twitter aue un
periodista especializado en economía había dicho en la televisión cubana
que “en muchos lugares en Cuba el sindicato es una mera marioneta de la
administración”. Sánchez no identificó al reportero o a la estación sin
embargo.

Los medios de prensa provinciales también han estado publicando un
número inusual de historias sobre crímenes comunes, que en el pasado
casi siempre se censuraban por dar una imagen negativa de Cuba y ser una
mancha en la urdimbre mismas del socialismo.

El periódico de Cienfuegos 5 de Septiembre reportó el mes pasado que
ladrones en una carreta tirada por caballos se habían robado más de 100
ventiladores de la Empresa de Efectos Electrodomésticos, propiedad del
estado.

Y en Guantánamo, el periódico Venceremos reportó que seis personas
fueron arrestadas cuando trataban de robarse las traviesas de una línea
de ferrocarril en desuso en el municipio de El Salvador.

Los periodistas oficiales siguen además criticando muchos aspectos del
sistema en sus blogs personales.

Gisselle Morales Rodríguez, reportera del periódico Escambray en la
provincia de Sancti Spíritus, se enfrentó el mes pasado a una de las
principales vacas sagradas de Cuba cuando criticó a la Federación de
Mujeres de Cuba (FMC), que fuera dirigida durante décadas por la difunta
esposa de Castro, Vilma Espín.

La FMC se ha “enquistado en el discurso de los logros obtenidos “ y
ahora “tal postura la inhabilita para reconocer lo que piden a gritos
las mujeres de la Cuba contemporánea”, escribió Morales en su blog, Cuba
Profunda.

Morales añadió que Mujeres, la revista de la FMC, podría desaparecer
“sin ocasionar cisma alguno”, y que “yo sigo… sin saber cómo la
Federación me representa sin conocerme”.

Y Alejandro Rodríguez Rodríguez, quien trabaja para el periódico
Adelante de Camagüey, se enfrentó a los sindicatos controlados por el
estado en un país donde no ha habido una huelga en décadas y el gobierno
está en proceso de dejar cesantes a 1.3 millones de trabajadores.

Los sindicatos se limitan a recaudar las cuotas y “aplaudir
lobotomizadamente todas las decisiones que toma el gobierno, incluso
aquellas que afectan sin disimulo los intereses de sus afiliados”,
escribió Rodríguez en su blog, Alejo3399.

La misma UPEC fue criticada después de su congreso de agosto por uno de
sus propios miembros, Enrique Milanés León, quien también trabaja para
el periódico Adelante así como las estaciones de radio provinciales.

“Más de un amigo que quiere mi bien me pregunta por los saldos concretos
del Congreso de los periodistas”, escribió Milanés en su blog, El caimán
sin muela. “Yo miro al cielo, hago como si supiera silbar y aprovecho
una buena oportunidad para quedarme callado”.

El veterano locutor de La Habana, Julio Acanda, dio asimismo una
entrevista inusualmente franca y conciliatoria a Radio Martí, emisora
miamense del gobierno de EEUU, vista por mucho tiempo en Cuba como parte
del “imperio” y de la “mafia de Miami”.

“Si te soy sincero, después de este congreso [de la UPEC] ya no podemos
seguir haciendo la misma prensa… porque se expresó la voluntad del
gobierno de que necesitamos otro tipo de periodismo”, dijo en el
programa 1800 Online.

Pero los periodistas que van demasiado lejos todavía pueden ser castigados.

José Antonio Torres, reportero de Granma que escribió un cáustico
reportaje sobre la mala administración de un proyecto de obras públicas,
ha estado encarcelado desde el 2011, esperando juicio por lo que él
afirma son acusaciones fraudulentas de espionaje.

Y Leonardo Díaz Castañeda afirma que fue despedido de Radio Titán en la
provincia oriental de Santiago de Cuba por reportar sobre la corrupción
existente en una granja porcina estatal y los daños sufridos por un
campo de béisbol que fuera usado para un rodeo.

Source: “La prensa oficial cubana se hace más crítica – Cuba –
ElNuevoHerald.com” –
http://www.elnuevoherald.com/2013/09/23/v-fullstory/1573722/la-prensa-oficial-cubana-se-hace.html

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply