Censorship in Cuba – Censura en Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives

Lo que Cuba dice, no dice
Jueves, Septiembre 19, 2013 | Por Leonardo Calvo Cardenas

LA HABANA, Cuba, septiembre, www.cubanet.org -En un trasnochado afán por
maquillar la imagen que tanto desacredita a la prensa oficialista, el
noticiero de la televisión cubana ha inaugurado una sección con la que
supuestamente pretende profundizar en los más acuciantes problemas
sociales que agobian al país. Es la sección Cuba dice.

Cada semana, los periodistas exponen sus valoraciones y criterios y se
lanzan a las calles para mostrar testimonios y vivencias de ciudadanos y
funcionarios. Temas tan delicados y complejos como los servicios
médicos, el transporte público o la situación de la vivienda han sido
abordados por esta sección, la cual llega tarde al ruedo de la opinión
pública, aunque es mejor tarde que nunca.

El caso es que en la sección, que presume de ser crítica y realista, se
hace una relatoría de los problemas que todos conocemos y sufrimos. Los
realizadores, a través de sus propios análisis, y mediante criterios o
testimonios de los entrevistados, nos brindan un retrato más o menos
nítido de los retrasos y carencias que padecemos, pero sin atreverse a
penetrar en las esencias de los problemas ni en los traumas que ocasionan.

Es como si desconocieran hasta qué punto somos conscientes los cubanos
de a pie de las deficiencias del sistema de atención médica, aquejado de
enormes carencias materiales, de la ausencia de decenas de miles de
especialistas y técnicos exportados al extranjero, de las pésimas
condiciones de trabajo en los centros asistenciales y de la actitud
reprochable de algunos trabajadores del sector. Lo mismo sucede con el
desastroso sistema de transporte público y el estado ruinoso y al
parecer insoluble de la Vivienda.

En fin, Cuba dice nos agobia con más de lo que conocemos de sobra, sin
atreverse a penetrar en sus causas estructurales y socioeconómicas, y
mucho menos a señalar las responsabilidades gubernamentales. Hablan de
las manifestaciones de corrupción que se manifiestan en cada una de las
zonas de la sociedad, pero son incapaces de preguntarse qué impulsa a
tantos cubanos a actuar contra la ley y la ética.

Los realizadores del programa nunca llegan a cuestionar frontalmente a
los máximos responsables institucionales del desastre que describen. Sin
embargo, recurren en la práctica de culpar a las víctimas por su propia
tragedia, haciendo hincapié en la supuesta responsabilidad de los
ciudadanos y trabajadores en todo el mal que nos agobia.

Para dar seriedad a este esfuerzo de crítica y transparencia, los
periodistas encargados bien podrían cuestionarse por qué los extranjeros
y miembros de la “nomenclatura” disfrutan de instalaciones hospitalarias
diferentes de las disponibles para los ciudadanos. También pueden
demostrar su compromiso con la ética y la verdad decidiéndose a
cuestionar la corrupción que desborda a importantes espacios
institucionales como la policía nacional, el sistema judicial y
penitenciario, la Aduana General de la República, los organismos
rectores de la Vivienda o el sistema educacional.

No dudo de la buena intención de los que animan y realizan la sección
Cuba dice, pero pierden de vista que el cuestionamiento social y la
crítica legítima, para que fluya libre de manipulaciones, tutelajes y
omisiones interesadas, debe partir de la independencia y el
empoderamiento de los ciudadanos.

Pocas semanas han bastado para dejar en ridículo y letra muerta las
promesas de transparencia y agresividad periodística que se anunciaron
en el congreso de la Unión de Periodistas de Cuba, UPEC. La prensa
oficialista guarda lamentable silencio sobre los éxitos de artistas y
atletas cubanos libres que prodigan su talento por el mundo, sobre la
saga del buque norcoreano interceptado en el Canal de Panamá, sobre las
epidemias que ensombrecen la vida en ciudades y pueblos de nuestra Isla,
o sobre la violencia desatada en el marco de los depreciados carnavales
capitalinos.

No le pedimos peras al olmo, pero deben entender los comunicadores
oficialistas que los cubanos somos personas desinformadas e ignorantes
de muchas cosas, aunque no somos analfabetos, por lo que cada vez
resulta más difícil confundirnos con paños tibios o con jugadas de engaño.

Montesinos3788@gmail.com

Source: “Lo que Cuba dice, no dice | Cubanet” –
http://www.cubanet.org/articulos/lo-que-cuba-dice-no-dice/

Tags: , , , , ,

Leave a Reply