Censorship in Cuba – Censura en Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives

TV Martí, Washington, Exilio

TV que no se ve
Desde que salió al aire la TV Martí el 27 de Marzo de 1990, dichas
transmisiones han sido efectivamente interferidas por el gobierno cubano
Rafael del Pino, EEUU | 17/09/2013 12:48 pm

Decididamente no me queda más remedio que acudir a la prensa escrita
norteamericana para poder enterarme de lo que pasa en Cuba y de lo que
pasa en Estados Unidos con referencia a Cuba. No sé qué sería de los que
deseamos informarnos sin tener a mano el Washington Post o el New York
Times.
El pasado dos de septiembre en uno de esos recorridos habituales por la
prensa digital me encuentro con un reportaje del joven periodista David
A. Fahrenthol en el Washington Post sobre el absurdo “secuestro” del
famoso avión de TV Martí que se suponía estaría transmitiendo señales
televisivas a la Isla. Lo más absurdo de este secuestro es que el avión
se encuentra encerrado en un hangar rural del pueblecito de
Cartersville, al norte del estado de Georgia donde el gobierno de
Estados Unidos —con el dinero de nuestros impuestos— paga $79.200
anuales en un contrato “non fly” al contratista Steve Christopher del
Phoenix Air Group.
La historia es muy simple. Desde que salió al aire la TV Martí el 27 de
Marzo de 1990, dichas transmisiones han sido efectivamente interferidas
por el gobierno cubano y a pesar de todos los inventos desde el globo
“Fat Albert” hasta el avión “Aero Martí” todo ha sido un fracaso.
La decisión final ha quedado en un limbo. Por una parte la inercia del
gobierno y por la otra parte los intensos cabildeos y los congresistas
que se niegan a admitir que han fracasado, pero desean continuar con
este Frankenstein que devora sin cesar el dinero de nuestros bolsillos
de contribuyentes. Pero en medio de este forcejeo los congresistas
aceptan que en el recorte de gastos del presupuesto no se designe dinero
para pagar por el combustible y las tripulaciones. Como resultado final
ahí está en un pequeño pueblito de Georgia el “Aero Martí” esperando
para lanzarse algún día a la carga nuevamente.
Este sería un buen momento para que nuestros congresistas hagan gala del
patriotismo y dejen patente su resuelta determinación de terminar con el
castrismo aportando de sus generosos salarios los casi $80.000 que nos
cuesta el avioncito guardado en un hangar. Loable gesto que sería
bienvenido por todos. ¡Arriba corazones!
Mis felicitaciones al periodista David A. Fahrenthold por el reportaje
que pudo brindarnos gracias al alerta que le dio un periodista del Miami
Herald que al parecer no pudo hacer o no le dejaron hacer en su propio
medio de prensa.

Source: “TV que no se ve – Artículos – Opinión – Cuba Encuentro” –
http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/tv-que-no-se-ve-303435

Tags:

Leave a Reply