Censorship in Cuba – Censura en Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives

La incomunicación como arma de control
Joan Antoni Guerrero Vall
abril 03, 2015

El Gobierno cubano ha prometido que conseguirá en 2020 que todos los
cubanos tengan internet. El Gobierno cubano está acostumbrado a
postergar los avances en asuntos que son de crucial importancia para el
desarrollo de la economía y de cualquier persona.

Estar hoy en día a la espera de tener internet en casa por espacio de
cinco años parece una broma de mal gusto. En cualquier sociedad donde
los ciudadanos gozan de conectividad sin problemas estar siete días sin
internet en el hogar se convierte muchas veces en un drama.

Esto acostumbra a pasar cuando alguien se muda de una casa a otra y
tiene que esperar a que la compañía telefónica le traslade la línea. Es
un período de tiempo de unos siete días, que algunos solucionan
accediendo a la red a través del wifi en cafeterías cercanas o en
centros públicos. Por lo general, cualquier biblioteca o centro de
estudios ofrece acceso a internet gratis. En algunas ciudades y pueblos
incluso las autoridades habilitan redes de internet inalámbrico en
espacios públicos, parques y plazas.

Estar conectado es algo fundamental actualmente para muchas personas,
pues nos hemos acostumbrado a hacer cosas para lo que es imprescindible
tener acceso rápido a la información. Desde un localizador GPS para
llegar a una dirección concreta, o localizar un establecimiento que te
interesa y que sabes que queda cerca pero no sabes cómo llegar. Todas
estas aplicaciones han permitido el desarrollo de negocios y a muchos
les ha ido bien que los puedan encontrar en internet.

El Gobierno cubano ha prometido que en 2020 los cubanos tendrán
internet. Es una fecha un tanto lejana y, por otro lado, no deja de ser
una promesa que, teniendo en cuenta el historial errático de las
promesas revolucionarias, es normal que todo el mundo dude de que esos
plazos se puedan cumplir.

Funcionarios del Gobierno de Estados Unidos han considerado que llegar a
esa fecha no será posible si el régimen de La Habana no da un paso
adelante y abre su mercado para que otras compañías entren a ofrecer sus
servicios de conexión.

Está claro que eso supone un sacrificio muy importante porque el
Gobierno pasaría a perder el control de las telecomunicaciones. Para La
Habana es importante controlar los flujos de información y tener bien
domesticados a sus ciudadanos, conscientes de todas las normas y de las
líneas rojas que nunca van a poder cruzar.

Lo que sí parece inevitable es que la irrupción de internet para el
desarrollo económico de cualquier sociedad es evidente, se trate de una
sociedad comunista o capitalista. Un ejemplo de ello es la reciente
puesta en marcha de una página de comercio online en Corea del Norte.
Nadie podría imaginar que el país más cerrado del mundo acabara también
por hacer sus experimentos en las redes (si bien se trata, según
informes de prensa, de una plataforma alojada en una intranet local).

Las sociedades donde reina el libre mercado no ven nada más que
beneficios en la hiperconectividad de los ciudadanos. Cuanto más
conectados, más flujo de información comercial y, por tanto, más
opciones para que un potencial consumidor encuentre un producto para
consumir. Pero no es solo este campo el que avanza, también avanzan las
opciones de conocimiento online, de educación continua a través de
internet, nuevas formas de trabajo colaborativo en red. No hay nadie que
en una democracia pueda poner pegas a internet.

Donde sí hay pegas y donde sí la conectividad produce tensión es en
regímenes como el cubano. Allí sí que internet supone un problema gordo
para los que hacen de la incomunicación de los demás su arma de control.

Source: La incomunicación como arma de control –
http://www.martinoticias.com/content/incomunicacion-como-arma-control/90177.html

Leave a Reply