Censorship in Cuba – Censura en Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives

“El peligro más grave”
Sobre el libro ¿Fue José Martí racista?: perspectiva sobre los negros en
Cuba y Estados Unidos: una crítica a la Academia norteamericana (Madrid,
Editorial Betania, 2014), de Miguel Cabrera Peña
Jorge Camacho, Columbia | 07/09/2015 9:52 am

En 2008 varios colegas tuvimos un debate en la revista CUBAENCUENTRO,
cuyo tema era Martí y las razas. Siete años después quienes participamos
en aquel debate ya hemos publicado los libros con las ideas que
defendíamos: Francisco Morán publicó Martí, la justicia infinita: notas
sobre ética y otredad en la escritura martiana (1875-1894), Miguel
Cabrera Peña, ¿Fue Martí racista? y quien escribe esto publicó
Etnografía política y poder, José Martí y la cuestión indígena (2013) y
Miedo negro, poder blanco en la Cuba colonial (2015). En estos libros
los tres abordamos la cuestión racial en el cubano desde diferentes
ángulos. Morán y yo lo hacemos desde un punto de vista revisionista o
desmitificador,[1] mientras que Cabrera Peña se apega a la visión
tradicional defendiendo la tesis, muchas veces repetida, de que Martí no
era racista, ni veía diferencias raciales entre los hombres. En esta
reseña del libro de Cabrera me gustaría resaltar algunas cuestiones que
discute en su libro y que me parecen sumamente preocupantes.
Los argumentos principales del libro de Cabrera son que Martí no utilizó
el concepto de raza desde un punto de vista biológico, sino cultural
(330), alentó en sus escritos la “desobediencia civil,” como lo hicieron
Gandhi, y Martin Luther King Jr. y demostró su antirracismo en sus
escritos, y en la amistad que mantuvo con descendientes de africanos. En
estas páginas, por tanto, Cabrera sigue un camino muy tradicional, ya
que incluso su interpretación de la “raza” como algo puramente cultural,
ya había sido defendida por otros autores antes que él (Fernando Ortiz,
Jean Lamore, y Lourdes Martínez Echezabal), y como expliqué en 2008,
esta es una tesis falsa ya que desde que Ortiz la propuso hace más de
medio siglo, nuestro conocimiento del concepto de raza ha cambiado
sustancialmente.
Mi argumento en 2008, sigue siendo el mismo que hoy: la ciencia del
siglo XIX no hacía distinción entre los conceptos de raza y cultura.
Ambos estaban “enyuntados”, y por tanto las características de una
civilización se trasmitían de una generación a otra en y con la sangre
de los ciudadanos (George Stocking, John Jackson, y Nadine Weidman).[2]
El mismo fragmento del 20 de agosto sobre los negros en Cuba que analicé
en mi ensayo de 2007, y que Cabrera lee en su libro como lo hago yo,
muestra lo difícil de separar lo biológico y lo cultural en sus
escritos, especialmente cuando habla de los negros, y la necesidad del
tiempo y la cultura (civilizada) para que estos pudieran dejar atrás su
herencia “salvaje”.
En su libro, Cabrera analiza el fragmento del 20 de agosto, como prueba
del antirracismo de Martí y al igual que hice yo, lo interpreta a través
del evolucionismo sociocultural, lo relaciona con la crónica del
terremoto de Charleston, y destaca la cuestión del tiempo, el concepto
de negación de la simultaneidad y la “unilinialidad” en sus escritos.
Sin embargo, en ningún momento Cabrera menciona mi nombre o mi ensayo, y
por toda cita menciona a Jean Lamore, que nunca analizó este fragmento
en su libro (Cabrera 58). Cabrera se limita a decir: “Entre otros
asuntos queremos probar si es cierto, como escribió un académico en los
Estados Unidos, que el poeta marcó a los negros, para siempre, como
elementos sospechosos dentro de la comunidad blanca” (Cabrera 68 énfasis
nuestro).
Me temo que esta forma de “dialogar” (por llamarlo de alguna forma) con
mis ensayos a lo largo de todo el libro, deja entrever por un lado, la
falta profesionalidad de Cabrera y el desprecio que siente por los
críticos que piensan distinto a él. Porque como dice Raúl
Fornet-Betancourt en el prólogo de la obra, Cabrera se propuso una tarea
impostergable con su libro, “una tarea necesaria y urgente para el
futuro de la configuración justa y hermana de todos los componentes de
la comunidad cubana” (14). ¿Cuál es esa gran tarea?
Según el crítico martiano, quienes escriben sobre Martí en la academia
estadounidense, están provocando una escisión entre Martí y los negros
en Cuba, y ese discurso, afirma “aparta a la raza, en lo que tiene que
ver con las necesarias y actuales reivindicaciones en Cuba, del símbolo
histórico, político y cultural más importante en el imaginario de este
país. He ahí el peligro más grave que se ha instaurado” (399 énfasis
nuestro). No es de extrañar entonces que todo su libro se organice como
un combate contra el “peligro” que significan los sediciosos y que esto
se muestre en la forma tan poco respetuosa de citarnos. Esa “tarea
necesaria y urgente” como dice Raúl Fornet-Betancourt, le permite a
Cabrera ningunear mis argumentos, levantar ideas de mis ensayos, y tomar
el rol de un brigadista de turno que viene a rectificar lo que dijimos.
Por supuesto, esta es la crítica de todos los que temen a la opinión
ajena, de los que no creen realmente en el derecho de los otros a
expresarse libremente, y de los que acusan a la academia de Estados
Unidos y a los disidentes en Cuba de interferir en el resto del mundo o
la Patria con sus ideas “occidentales,” “hegemónicas” e “imperialistas.”
En otras palabras es el discurso de quienes empiezan por demonizar a sus
adversarios, invocando un mal terrible que están causando y le piden al
público que se les una por el bien común y el de la Patria.
Todos los cubanos deberíamos saber a estas alturas que ni la censura, ni
el ninguneo, ni la ocultación, ni el fanatismo han sido jamás formas de
encontrar la verdad y entendernos. Que este tipo de discurso, que
solamente sirve para legitimar nuestros argumentos y hacer callar a los
disidentes, solamente ha servido para crear rencor, miedo y violencia.
Mi consejo: si a Cabrera le disgusta que yo u otro académico en EEUU
escriba sobre Martí cosas con las que él discrepa, porque son un
“peligro grave” para la raza, pues que discrepe de nuestra opinión, pero
que respete al menos las reglas de la academia que supuestamente utiliza
para escribir sus ensayos. No puede levantar textos de nuestros
artículos sin mencionar ni siquiera nuestro nombre, ni ningunear
nuestros argumentos con el propósito de restarles valor. Mucho menos,
creerse que está untado por la gracia de Martí para defenderlo. En
cualquier discusión lo único vale son las ideas, la honestidad y el
respeto, y si no partimos de ellas, no tiene ningún sentido escribir.

Bibliografía:
1. Miedo negro, poder blanco en la Cuba colonial. Madrid:
Iberoamericana/Vervuert, 2015.
2. “Los caminos trillados.” Cubaencuentro, 10/06/2008.
Web.http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/los-caminos-trillados-89952
3. “Los herejes en el convento: la recepción de Martí en la plástica y
la crítica cubana de los 80 y 90” Revista Espéculo. Universidad
Complutense de Madrid. 24 (2003). Web.
https://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/numero24/herejes.html
“‘Signo de propiedad’: etnografía, raza y reconocimiento en José Martí”
4. A Contracorriente. A Journal of Social history and Literature in
Latin América 5. 1 (Fall 2007): 64-85. Web.
http://www.ncsu.edu/acontracorriente/fall_07/Camacho.pdf
5. Ichikawa, Emilio. “José Martí: el agotamiento del programa de su
desmitificación”, 2006. Print.
http://josemarticuba.blogspot.com/2006/02/jos-mart-el-agotamiento-del-programa.html

[1] Explico que entiendo por “desmitificar” o “desmitologizar” al héroe
de Dos Ríos en mi ensayo “Los Herejes en el Convento: La recepción de
José Martí en la plástica y la crítica cubana de los años 80 y 90”
Revista Espéculo (2003). Para una crítica de la desmitificación de Martí
véase el análisis de Emilio Ichikawa (a quien Cabrera cita en su libro),
quien publicó un ensayo “José Martí: el agotamiento del programa de su
desmitificación” (2006).
[2] Para más detalles véase mi artículo “Los caminos trillados” (2008) y
el último capítulo de mi libro Miedo negro, poder blanco en la Cuba
colonial (2015). El resto de las referencias bibliográficas de esta
reseña pueden encontrarse en los artículos que menciono “Los caminos
trillados” o “Signo de propiedad”.

Source: “El peligro más grave” – Artículos – Cultura – Cuba Encuentro –
http://www.cubaencuentro.com/cultura/articulos/el-peligro-mas-grave-323559

Tags: , , ,

Leave a Reply