Censorship in Cuba – Censura en Cuba
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Archives

¿Qué significa el regreso de Abel Prieto?
JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana | 16 de Julio de 2016 – 10:10 CEST.

Julián González Toledo y Julio Ballester, ministro y viceministro de
Cultura respectivamente, han sido destituidos. En cónclave celebrado a
puertas cerradas en la mañana del pasado viernes 8 de julio, se informó
a un grupo de funcionarios del sector cultural que la deposición de
González Toledo se debía a “desacertadas gestiones durante su cargo” y
que en su lugar asumiría las obligaciones ministeriales,
“temporalmente”, Abel Prieto Jiménez.

La decisión de cesar a Ballester, quien se encargaba de temas económicos
en el ministerio, sería por expresar “criterios en lugares inoportunos y
ante personas no indicadas”.

Cuando en marzo de 2012 Abel Prieto abandonó el asiento ministerial para
asesorar en cuestiones culturales al general Raúl Castro, se designó en
sustitución suya a Rafael Bernal Alemany. Este sería destituido apenas
dos años después, rodeado por el escándalo del robo de varias obras del
Museo Nacional de Bellas Artes.

¿Qué representa este retorno “temporal” de Abel Prieto: un fracaso en su
gestión como asesor cultural del general? ¿O es que acaso el
viceministro primero y los otros cuatro viceministros resultan
confiables a ojos del Partido Comunista (PCC) y su Consejo de Estado?

Cualquiera que sea la respuesta a estas interrogantes, González Toledo y
Ballester representarán en lo adelante chivos expiatorios perfectos para
explicar el derrumbe institucional acrecentado en estos últimos cinco
años. Y artistas, escritores e intelectuales cubanos —esencialmente los
jóvenes— deberán traducir estas deposiciones como un nuevo capítulo de
censuras, precedido por un “llamado al consenso y la unidad en la
construcción del socialismo y en defensa de la política cultural
revolucionaria”.

Los dos funcionarios depuestos serán responsabilizados por las
decisiones que, desde diferentes instituciones adscritas al Ministerio
de Cultura, se implementaron en perjuicio de un conjunto de artistas y
escritores, y en detrimento de sus obras. Porque en Cuba los muertos,
los que ya no estarán nunca, tienen esa capacidad de sobrellevar la
expiación de quienes le sobreviven. Abel Prieto lo sabe, y es un maestro
en estos artilugios.

Recuérdese cómo, el 30 de enero de 2007, durante el primer debate en
torno a la “Guerrita de los Email” celebrado en Casa de las Américas, él
aseguró que “el rechazo del cubano hacia el cine soviético fue
responsabilidad de Mario Rodríguez Alemán, quien se dedicó a promover, a
través de su programa televisivo (“Tanda del domingo”), lo peor de esa
cinematografía”.

Aquí se olvidaba el ministro Prieto que Rodríguez Alemán no era dueño
del Instituto de Radio y Televisión (ICRT), como tampoco fueron dueños
de las instituciones que dirigieron en su momento Armando Quesada, Jorge
Serguera y Luis Pavón Tamayo, la tríada que funcionara como chivo
expiatorio del tenebroso Consejo Nacional de Cultura.

Homenaje a la censura y veto a internet

Resulta sintomático el acto celebrado el pasado 30 de junio en la
Biblioteca Nacional, en conmemoración de los 55 años de “Palabras a los
intelectuales”, que fue por antonomasia un homenaje a la censura y la
parametración del arte. Miguel Barnet, presidente de la Unión de
Escritores y Artistas (UNEAC), expresó allí su convicción de que “Fidel
es un iluminado. Aunque algunas mentes obtusas, oportunistas y mediocres
aplicaran mal las ideas del líder […] sobre la política cultural, supo
unir todas las tendencias de la época y constituir una plataforma para
el sistema de cultura del país”.

A nombre de los artistas y escritores miembros de la Asociación Hermanos
Saíz (AHS), el presidente de esta organización, Rubiel García González,
aseguró en ese acto que “la Revolución nos ha educado en el derecho a
opinar y a decidir sobre sus políticas fundamentales”. Y su optimismo se
debía a que la AHS fue invitada el pasado 25 de junio a refrendar —con
el PCC y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) como garantes— los
documentos aprobados por el VII Congreso del PCC: “Conceptualización del
Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista” y “Plan
Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030″.

En otra parte de su intervención, respecto a “la visión de nación” que
el PCC pretende desde estos documentos, García González reclamó que “esa
visión tiene que ser más entendible, con códigos de comunicación más
claros y lo suficientemente atractiva para que las nuevas generaciones
se sientan parte de ella y vean cómo podrán materializarse sus
principales anhelos”.

Para quienes gustan de cábalas y adivinanzas, el retorno de Abel Prieto
—tal vez con instrucciones directas del general Raúl Castro— se conjuga
también con el reciente voto de Cuba en contra de una resolución de la
ONU que incluye a internet entre los Derechos Humanos.

Todo indica que el cambio de ministro habrá de traducirse en un aumento
de la censura y de la vigilancia sobre las artes.

Source: ¿Qué significa el regreso de Abel Prieto? | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1468589729_23868.html

Leave a Reply